El ejemplo a no seguir

El ejemplo a no seguir

Shiv Charan es aquella persona que se tiene que tener en cuenta para no imitar. Hace 41 años que está examinándose para poder graduarse. Este es sin duda un verdadero signo de constancia y perseverancia, aunque ya son cuatro las décadas que pasaron sin que este sujeto pueda obtener el título. A todo esto hay que sumarle la atenuante de que en 1969 le prometió a su novia que se casaría ni bien finalice con sus estudios. Quizás, ese es el mayor factor por el cual se le está complicando el panorama dentro de su formación educativa.

Sus compañeros se encargaron de apodarlo como “el peor alumno del mundo”, debido al extenso tiempo que pasó, y sigue pasando, para que pueda terminar su aprendizaje. En la India ya se transformó en un símbolo popular ya que se sigue de manera desenfrenada cada convocatoria a la que asiste para ver si puede aprobar la materia en cuestión.

Educacion

La perseverancia es el mayor concepto que tiene en su mente. Por ese motivo, declaró: “Mientras viva seguiré haciendo los exámenes para ser una persona formada y poder casarme. Soy un hombre de palabra y voy a estudiar hasta conseguirlo. Su máxima calificación en los últimos exámenes fue de 3.4, siendo ese el número más elevado que se percibió.

En los portales digitales de la región hay un gran apoyo para este individuo, ya que todos le tomaron un cariño especial por el sacrificio que está depositando. En varias webs se puede observar el mensaje: “Queremos que apruebe el examen. Dios ha de aprobarlo, se lo merece y ahora la suerte estará con él”. Esa es una semblanza de aliento, aunque se deja de lado el nivel de la inteligencia del individuo que lo intenta, pero no logra su objetivo.

Sin Comentarios

Deja tu comentario