¿Cuál es la mejor forma para que los niños aprendan inglés?

¿Cuál es la mejor forma para que los niños aprendan inglés?

Es común que los padres de hoy sientan confusión al momento de decidir cuándo y cómo es la mejor forma de hacer que sus hijos aprendan inglés. Les preocupa que su hijo sea muy pequeño o muy grande para empezar. Algunos creen que esto entorpecería el aprendizaje de la lengua materna. Otra duda recurrente es el tipo de enseñanza que debe recibir: clases personales, clases virtuales, CD-ROMs, entre otras. La pregunta es entonces ¿por dónde empezar para que nuestros hijos se formen a la par en un mundo tan competitivo?

 

Para empezar, la edad. Como se sabe los niños son como esponjas en sus primeros años de vida. Aprenden todo por imitación, por ejemplo, por juego. El periodo de nacimiento hasta los seis años es el más sensible para un niño, por tanto, aprender inglés en esta fase será más sencillo para él que en etapas posteriores de su desarrollo. Ese es el motivo por el que muchas escuelas ya incorporan programas de inglés para niños de 3 o 4 años.

 

Esto no significa que, si el niño empieza después de los 6 años, éste tendrá problemas al respecto o no aprenderá. Cualquier momento es bueno para aprender un idioma, pero sin duda, estos años de desarrollo cerebral y cognitivo son los más veloces y efectivos. Tampoco es cierto que un curso de Inglés interrumpirá o corromperá lo que sabe de su lengua materna. Al respecto, la doctora Laura-Ann Petitto, Directora de la Investigación sobre la Educación Bilingüe en la Sociedad Americana de Neurociencia asegura: “Los niños crecen como si tuviesen dos seres monolingües alojados dentro de su cerebro, no se produce ningún tipo de contaminación lingüística ni retraso en el aprendizaje”.

 

Si el ¿cuándo? está definido, el ¿cómo? es punto de discusión. Algunos padres reclaman escuelas que enseñen inglés desde edades más tempranas, pero la verdad es que la educación tradicional no es la más apropiada para aprender otra lengua. Un estudio del 2006 de la Unión Europea concluye que aprender una segunda lengua puede ser muy beneficioso para un niño puesto que así desarrolla su capacidad lingüística, asimila mejor otras lenguas así como otras culturas y modo de pensar. Sin embargo el mismo estudio arroja una conclusión interesante: “la evidencia sugiere que para el aprendizaje temprano sea adecuado, no puede dejarse solamente en manos de los profesores y las escuelas.

Otro estudio realizado por la Universidad de Barcelona comparó a niños que habían iniciado sus clases de inglés a los 11 años y otro grupo que inició a la edad de 8. El estudio demostró que los de 11 años tenían mejor capacidad en escritura y conversación. La directora concluyó con lo siguiente: “en condiciones de inmersión los niños pequeños son como las esponjas, que absorben la lengua a su alrededor. Pero en condiciones de aprendizaje escolar su contacto con la lengua es tan reducido que no pueden absorberla”. Entonces, si no es la escuela… entonces ¿cuál es?

 

Diversas fuentes aseguran que el mejor medio para que un niño aprenda inglés es teniendo contacto con la fuente directa. Es decir, conviviendo con angloparlantes, practicando con los padres, nanas o canguros que hablen inglés (de ser posible). También es bueno material didáctico aplicado a menores como CD-ROMs, videos, canciones, lecturas y periódicos online (cuando crezcan un poco más y sepan leer). Esto porque los niños aprenden con el juego, por tanto hay que instruirles en su idioma, a su modo, de acuerdo a su proceso de desarrollo sin exigirles cosas que están bien para un niño de más edad, pero no para uno que recién está configurando y aprendiendo los estímulos de su alrededor.

 

Aprender otro idioma trae muchas ventajas en el desarrollo de un niño. Con esto entiende que el mundo no es igual, sino que existen diferencias, lugares diferentes y personas diferentes. Los niños también se vuelven más creativos, resuelven problemas con más facilidad. Sus circuitos cerebrales se entrenan para asimilar después otros idiomas u otros códigos de comunicación. También les proporciona confianza en la relación con los demás así como comprensión, tolerancia y respeto por otras formas de pensamiento.

 

El dominio del inglés u otro idioma adicional al materno proporcionará al niño de mejores herramientas para enfrentar la competitividad del futuro y relacionarse con su entorno. Que lo aprenda sin inconvenientes es una labor que compete a los padres, los cuales, mientras consulten la información correcta podrán ejecutar con tranquilidad y responsabilidad.

1 Comentario

  1. Como se ha visto en numerosos artículos ([Enlace bloqueado por la Tasa española AEDE] ) los españoles nos encontramos en la cola en el conocimiento de los idiomas. Por lo que estoy de acuerdo en que lo más conveniente sería tener un conocimiento de los idiomas extranjeros, en especial el inglés, desde una corta edad. Para que no ocurriese como en la actualidad, que personas con una licenciatura o diplomatura no tengan ni el B1 de inglés [Enlace bloqueado por la Tasa española AEDE] . O como en numerosos grados que no hay ni una asignatura de inglés a lo largo de los cuatro cursos y al finalizar si te piden unos conocimientos que no posees.
    Por lo que, si el idioma estuviese presente desde nuestra infancia, el conocimiento de una lengua extranjera sería una característica que todo ciudadano poseería.

Deja tu comentario