Educación universitaria

Educación universitaria

La preocupación por la calidad, eficacia, productividad y competitividad que existe hoy en día en las universidades, tanto en el ámbito mundial como en el local, es el resultado de cambios internos y externos que las han afectado fundamentalmente en los últimos 20 años.

Entre los elementos que caracterizan este nuevo entorno, se encuentran la diferenciación institucional, la masificación de la matricula, la restricción de recursos, incremento de la competencia entre las instituciones de la educación universitaria, la diversificación de la demanda, la transición hacia economías basadas en el conocimiento, la globalización de los mercados y competitividad y el cambio de la orientación de la valoración social.

universitarios

Todos estos aspectos antes nombrados, son la preocupación del gobierno en materia de educación universitaria, ya que en ellos se encuentran casi todos los problemas de la educación superior y, no tan solo en España, sino que en la mayoría de los países. En este sentido, se está trabajando en materia de educación, ya que todos las naciones mundiales saben que la educación en general, y mas la educación universitaria, son los pilares fundamentales del progreso de sus naciones, ya que les lleva a mayor competitividad en el mundo globalizado en el que vivimos y en el que si no poseen una juventud con una educación adecuada, no podrán seguir adelante ni avanzar hacia un futuro mejor.

No solo se deben de mirar estos aspectos, sino también la infraestructura educativa que deben poseer las naciones, ya que deben de estar preparadas para recibir a la juventud en potencia y saber canalizar todos sus conocimientos y experiencia.

1 Comentario

  1. Quizás uno de los principales pilares para mejorar la educación es apostar por Internet y la educación a distancia. Actualmente estoy llevando mi segunda carrera en la Universidad de Educación a Distancia en España (UNED) y me está resultando bastante positivo. Es cierto que hay que tener un poco más de fuerza de voluntad, puesto que al no asistir a clases no hay esa presión “psicológica” por estudiar. Pero es una opción bastante favorable sobre todo para manejar tus propios horarios.

    Saludos,

    Ricardo

Deja tu comentario